François Mézières, la revolucionaria.

El trabajo en Diafreo se basa en los principios de fisiología muscular establecidos por la fisioterapeuta francesa Françoise Mézières (profesora de la escuela de fisioterapia de París sobre la década de los años 40).

Según su método, llamado Método Mézières, la musculatura actúa en cadena. La más importante es la cadena posterior, que va del cráneo a los pies, con su prolongación en la cadena interna. También la cadena lateral, descrita en Diafreo, obedece a las mismas características, que serían el que estas cadenas se encuentran crónicamente acortadas y en tensión hipertónica, ya que en nuestros movimientos cotidianos, siempre se usan en acortamiento y nunca en estiramiento. Y de este modo el conjunto que forman se va acortando a lo largo de nuestra vida, acelerándose en traumas físicos y procesos degenerativos.

Esta cadena va a intentar mantener siempre su longitud, y para evitar el estiramiento de un músculo, el resto de la cadena será arrastrada, provocando lo que se llaman compensaciones, en forma de rotaciones, latero flexiones, cifosis y lordosis.

En Diafreo siguiendo el método Mézières, se van a intentar evitar estas compensaciones para así conseguir estirar realmente los músculos para que cedan su tensión.

Las teorías de Mézières nunca han podido ser contradichas y se pueden demostrar sobre cualquier persona, aunque su método ha sido siempre adulterado, tecnificado y marginado, ya que contradice los principios sobre el funcionamiento muscular predominante en la medicina, fisioterapia, gimnasia y métodos alternativos, ya que su visión global del cuerpo se opone al pensamiento lineal en el que nos hemos formado todos.

Hay que recordar que para Mézières estos procesos de acortamiento eran puramente físicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =